boton compra

 

NACHO SMILARI, PIEL DE CUERO

El guitarrista que en la década del setenta integró La Barra de Chocolate y Piel de Pueblo junto a Pajarito Zaguri, regresó a los escenarios de la mano de La Renga y prepara un disco solista acompañado por la banda de Mataderos. De los años de exilio en Brasil y Bolivia al día que conoció a Chizzo y cambió su vida.

Sunday, 05 January 2014 | Written by  Francisco Anselmi | Fotos: Ariel Bacca

La esquina de las avenidas 9 de julio y Corrientes, con la referencia inevitable del Obelisco, es un punto de encuentro ideal para los que llegan a la Ciudad de Buenos Aires desde la Provincia. Nacho Smilari, el guitarrista que integró La Barra de Chocolate y Piel de Pueblo -junto a Pajarito Zaguri-, Vox Dei –por un corto tiempo- y ahora se luce como invitado constante de La Renga, llega con veinte minutos de atraso acompañado de dos amigos que un rato después definirá como sus "ángeles guardianes". Es una noche calurosa de noviembre. El termómetro marca 30 grados. Después de varios días lluviosos, la gente se amontona en las puertas de los teatros y pizzerías. Smilari elige hacer la entrevista en una mesa al fondo de un restaurante pequeño, alejado de la locura que implica transitar un sábado a las nueve de la noche la zona de cines y teatros. Al entrar, pide una bebida energizante que, ante la negativa del mozo ("Acá no trabajamos ese tipo de productos"), cambia por una medida de whisky Criadores y una gaseosa que no terminará hasta el final de la nota. Smilari no es una figura famosa o muy reconocida como sus contemporáneos Charly García, Luis Alberto Spinetta, o incluso David Lebón; quizás, por eso se escucha el murmullo de algunos comensales que preguntan quién es el hombre de anteojos de marco plateado, pantalón deportivo, chomba de piqué roja, campera rompe viento de color azul y riñonera de cuero cruzada en uno de los hombros; que habla a un grabador y es blanco de todas las fotos. Sentado a la mesa del bar, Smilari dice que esta entrevista es una buena oportunidad para rectificar y aclarar qué pasó con su vida después de la década del setenta, cuando debido a la persecución y censura que la última dictadura militar (1976-1983) emprendió contra los músicos argentinos, tuvo que refugiarse en Brasil.
Hace poco menos de cinco años el guitarrista de sesenta y seis años regresó a la actividad musical gracias a la ayuda de Gustavo Chizzo Napoli, voz, guitarra y líder de La Renga.
—Con Gustavo nos conocimos gracias a Carolina (Bakos, cantante del grupo de heavy gótico Inazulina), su esposa, un amor de mujer.
En 2008, Carolina quería aprender a tocar la guitarra y el baterista de su banda, Daniel Buda Giordano, le recomendó que fuera a ver a Nacho Smilari, que vivía a quince cuadras de la quinta y sala de ensayo que La Renga tiene en la zona de Ezeiza.
—Cuando llegó, me pidió que le mostrara cómo tocaba. "Vos tenés que conocer a Gustavo, así te conoce y lloran juntos", me dijo enseguida, pero yo no le di importancia.
"¿Qué pelota me puede dar a mí este pibe?", pensó Smilari y, a los dos días, Chizzo lo llamó a su casa para invitarlo a un asado con zapada incluida. Se hicieron amigos, y La Renga lo invitó a salir de gira. Se presentó como telonero en varios shows y puso su sello en el solo del tema "Poder", incluido en ALGÚN RAYO. Smilari pasó de ser un guitarrista beat con aspiraciones académicas, a un especialista en hard rock capaz de demostrar en una sola canción una amalgama de sonidos que adoptó en más de cuatro décadas como músico. Ahora, cuando Chizzo lo llama para ensayar, Smilari es el primero en presentarse sin preguntar nada. Por eso, Chizzo siempre lo gasta, le pregunta cómo hace para llegar tan rápido. Y Smilari siempre responde: "Lo que pasa es que tengo un túnel directo desde mi casa a la sala".
Haciendo una retrospectiva, Smilari llegó a la conclusión de que un montón de factores y situaciones complotaron para que no pudiera desarrollar por completo su carrera musical. Y las primeras injusticias, dice, le sucedieron en la Argentina. En 1971 regresaba de un viaje por Estados Unidos y tenía pocas ganas de tocar en una banda. Venía de escuchar a B.B. King, Eric Clapton, y Carlos Santana. No se sentía a gusto con los sonidos que tenían los grupos locales. Para cambiar las cosas, fundó Piel de Pueblo y editó ROCK DE LAS HERIDAS (1972), en el que empezó a despojarse de los sonidos beat y las guitarras limpias de La Barra de Chocolate para inyectarle distorsión y explorar su veta más progresiva. Pocos meses después, Carlos Godoy dejó Vox Dei antes de la gira presentación de LA BIBLIA y Smilari fue convocado para reemplazarlo. Tocó en el Teatro Alvear nueve fechas a sala repleta. Después, hacia fin de año, entró al estudio para grabar "Dónde has estado todo este tiempo" y "Tan solo un hombre", sencillos que formaron parte de CUERO CALIENTE, editado en 1972. Sin embargo, esa formación duraría poco tiempo, y la banda liderada por Willy Quiroga dejó a Smilari afuera para volver a convertirse en un trío, ya que de esa manera manifestaban sentirse más cómodos en lo musical y para repartir ganancias. En una entrevista de 1978, el baterista Rubén Basoalto dijo: "La incorporación de personajes a lo largo de la historia de la banda respondía a querer darle los fundamentos de la primera formación, que era un cuarteto, pero básicamente siempre fuimos tres".
—No hay ningún violero de la Argentina que conozca tanto LA BIBLIA como yo. Ni siquiera Gardellini (Carlos, exguitarrista de Vox Dei). Yo la toqué con Vox Dei, con el Ensamble Musical Buenos Aires, con Chizzo, con todos. (... continúa)

LEE LA ENTREVISTA COMPLETA EN LA EDICIÓN N°27 DE REVISTA MAVIROCK. A LA VENTA EN KIOSCOS DE DIARIOS Y POR ESTA WEB.

Edición Nº 37 (desde el 19/12 en los kioscos)

tapas

registrate

MAVIROCK TV


January 2019
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

logomavi3