boton compra

 

SUEÑO DE PESCADO, UN NUEVO AMANECER

La banda que el rock argentino no esperaba.

Sábado, 26 Noviembre 2016 | Por  | Fotos: Ariel Bacca

“Pidamos una más”, dice Manuel Rodríguez con el tono casi afónico habitual de su voz mientras levanta la botella vacía de una Stella y sus compañeros de banda asienten con una sonrisa. Es una tarde primaveral de septiembre y en un bar de Plaza Italia los integrantes de Sueño de Pescado analizan la actualidad del grupo: dos años y medio de ascenso vertiginoso proyectado desde la independencia y sin sonar en las radios del mainstream, dos discos ─VENGANZA PRIMAVERA y SIGLO PÁNICO─ grabados en cinta con Gustavo Gauvry como ingeniero de sonido, una presentación en el Teatro Flores anunciada sold out una semana antes de la fecha del show y otro recital en Woodstock ─San Justo─ en donde tuvieron que colgar el cartel “agotado” para que los que no tuvieran entradas no se acercaran hasta el lugar.

Ahora mientras la banda prepara el show más importante de su historia, el 26 de noviembre en el Microestadio del club Atenas de La Plata, el guitarrista Juan Manuel Calabró dice que todavía no se detuvieron a pensar en todo lo que el pasó a la banda en tan poco tiempo: “Hace poco más de un año la estructura de la banda creció y empezamos a hacer muchos shows. Creo que recién cuando pase lo de Atenas vamos a tener tiempo para sentarnos y hacer el balance final.”
Pasaron apenas un poco más de doce meses de las primeras presentaciones en Pura Vida, de La Plata, a este momento de ebullición en el que la convocatoria del grupo comenzó a expandirse de forma viral por las ciudades de la Argentina. “Cuando armamos la banda, agarramos los recursos que teníamos y los tiramos a la cancha”, dice Manuel. “Ahí vino la onda de cada uno. Yo estuve durante años tocando en la calle y eso te ayuda a descubrir tu sonido y un montón de cosas. Ensamblando los gustos de cada uno llegamos a un sonido bastante personal”.
Todo parece ir ligero en Sdp, a un ritmo casi desenfrenado, incluso la búsqueda de un concepto sonoro que identificara a la banda se fue proyectando casi desde los primeros temas que Manuel tenía terminados de un proyecto de banda anterior y en este grupo cobraron forma definitiva. Con el sonido crudo de la guitarra de Juan Manuel Calabró y el combo bajo, Martín Marroco, y batería, Luciano Manso, como base; Manuel construye desde la lírica paisajes barriales y, al mismo tiempo, introspectivos que fluyen en rocanroles de pulso visceral.
“Yo creo que el hecho de hacer bien rápido las cosas nos ayudó a saltearnos algunos pasos”, dice Juan mientras analiza el recorrido de la banda. “Teníamos la necesidad de hacer las cosas bien y lo más rápido posible”, dice Martín. Más allá de que, para muchos, SDP aún sea considerada una banda nueva, todos los integrantes cargan experiencias en grupos anteriores de La Plata. Manu, por ejemplo, tocó con Luciano en un proyecto llamado Trajo Avatar en Bici en el que se puede encontrar el embrión que le dio vida a Sueño de Pescado. “Tampoco es que ahora hacemos todas las cosas bien, pero nos sirvió mucho en la primera etapa la experiencia de haber laburado durante más de diez años en otras bandas”, dice Juan.
Sentado en frente, Manuel dice que cuando armaron SDP se propusieron no mandarse las “diez mil cagadas” que ya se habían cometido y ahorrarse pasos como invertir mucho dinero en grabar un demo. “Por eso encaramos la idea de hacer un disco desde el principio”, explica Juan. “Un disco muchas veces lleva bastante tiempo, hacer una pre producción, etc. Pero nosotros arriesgamos y en cuatro meses preparamos los temas y dijimos «vamos a grabarlo en tres días y en el mejor estudio que podamos». Y así fue”.
En abril de 2014, SDP grabó en El Attic los nueve temas que incluye VENGANZA PRIMAVERA, con Gauvry en los controles y de forma analógica, con cinta abierta de dos pulgadas y la banda tocando al mismo tiempo, como se hacía en tiempos en los que no existía en el pro tools. Las canciones surgieron de letras que ya tenía escritas Manu y grabaciones que Juan conservaba en la computadora, y se terminaron de ajustar con la guitarra criolla. “La banda se formó en noviembre y en diciembre ya teníamos el disco planeado”, dice Manuel. Y Juan agrega: “Esos temas reflejan el momento que estábamos atravesando”.
─¿Cómo surgió la idea de grabar en forma analógica?
M: ─Íbamos a grabar los cuatro juntos, sin sobregrabaciones. Fue algo instintivo. No nos convencía la sobrecarga de trabajo digital.
J: ─Éramos cuatro y queríamos que el sonido sea lo más fiel a lo que podía dar la banda en vivo. La gente del estudio nos prestó las cintas y Gauvry, que nació con una cinta en la mano, nos dijo que estaba de acuerdo con la propuesta.
─¿Qué les pareció el resultado final?
M: ─Creo que la conformidad que tuvimos con el sonido del primer disco en gran parte tiene que ver con el laburo que hizo Gauvry. Sin meterse mucho, los cambios que hizo en la interpretación de las voces y en la bata fueron un gol al ángulo. Recuerdo que en un momento nos dijo: “Yo grababa tranquilo en cinta hasta que apareció el pro tools y tuve que aprender a manejarlo. Y ahora que ya la tengo clara, vienen ustedes y me rompen las bolas con la cinta”.

 

**

 

Dos semanas después del primer encuentro, un sábado de septiembre a la medianoche, Manuel está apoyado de espalda a la heladera del camarín del Teatro Flores y ofrece un vaso de cerveza. A unos metros de distancia, sobre unos sillones de cuero negro, el resto de la banda carga energías para el show que será la presentación del segundo disco, SIGLO PÁNICO (una versión más violenta de su antecesor VENGANZA PRIMAVERA que funciona como un viaje hacia un nuevo camino que parece desembocar en un tesoro del pasado), en una fecha con entradas agotadas. Mientras Luciano y Martín hablan con un grupo de amigos recién llegados de La Plata, Juan intercambia ideas con Gauvry acerca de la edición limitada del último disco: una caja de madera con apliques en metal, un CD que funciona como nocturlabio, una brújula incrustada y un pendrive de madera con todos los temas de los dos discos en MP3 que los mismos músicos se encargaron de ensamblar a mano y de entregar a los compradores que agotaron las 500 unidades antes de que saliera a la venta.
“La idea general del arte del disco fue del Chancho, una persona muy cercana a la banda”, dirá un rato más tarde el encargado del diseño y de la escenografía de los shows, Alejandro Ocampo. “El hexágono representa a las seis personas que laburamos desde el primer momento en SDP. Manu tiró la idea del nombre, SIGLO PÁNICO, que surgió de un poema de Mario Benedetti (Inter-esdrújulo), y a Juan se le ocurrió que los pescados que representan el logo del grupo tuvieran máscaras. Todos los instrumentos que trae la caja son elementos de medición.”
Es extraño ver la tranquilidad con la que Manuel habla ahora, unos minutos antes de salir a tocar, y como la calma de su voz y su andar se contraponen a la del cantante que todos verán cuando el show arranque con “Rock sin vuelo” y la banda sea un desborde descarriado de energía. Pero ahora, en la madrugada del domingo, los asistentes arman contrarreloj una escenografía gigantesca, diseñada especialmente para este show con la estética del último disco, mientras los músicos se relajan en camarines. Afuera, sobre la avenida Rivadavia, mil ochocientas personas, que en gran medida llegaron en micro desde La Plata, Córdoba y ciudades cercanas; esperan ansiosas que abran las puertas del teatro para desatar un vendaval. (...Continúa)

Lee la entrevista completa en la edición Nª 35 de Mavirock. A la venta en kioscos de diarios y en esta web.

 

Edición Nº 36 (desde el 6/5 en los kioscos)

tapas

registrate

MAVIROCK TV


Mavirock Revista - SUEÑO DE PESCADO, UN NUEVO AMANECERMavirock Revista - SUEÑO DE PESCADO, UN NUEVO AMANECERMavirock Revista - SUEÑO DE PESCADO, UN NUEVO AMANECER
August 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

logomavi3