boton compra

 

CIENTÍFICOS DEL PALO Y LA HISTERIA ARGENTINA

Mientras muchas bandas toman la precaución de no opinar sobre política, Científicos del Palo levanta banderas peronistas. La génesis de un grupo marplatense que planea hacer historia con un disco que repasa los 202 años de aventuras y desventuras de la Argentina.

Monday, 29 July 2013 | Written by  Francisco Anselmi | Fotos: Ariel Bacca

Son treintañeros pero insisten en volver a ser adolescentes. Mientras preparan la cena, Carlos "Popete" Andere y Sebastián Quintanilla —bajista y baterista, respectivamente— se toman un descanso y recrean una coreografía salida directamente de Los tres chiflados. "¿Pero cómo que no te sale, boludo?", reclama Andere, muy habilidoso con las manos, para después enseñarle pacientemente la receta a Quintanilla.
Del otro lado de la puerta, en el living, José Pablo "Pepo" San Martín —voz y guitarra— está sentado en un sillón frente a la televisión. Descansa después de un viernes atípico en el que viajó desde Mar del Plata hasta la casa del nuevo baterista, en Barracas, y en el que, además, ensayó toda la tarde. Todavía lo esperan dos shows este fin de semana y algunas reuniones cruciales para definir los últimos detalles del cuarto disco de su banda, Científicos del Palo. Éste será el primer trabajo de la banda en el que contarán las idas y vueltas de un país que supo ser potencia mundial, se emergió en las tinieblas y que, hoy en día, se encuentra aún herido pero en plena recuperación. El nombre que eligieron para graficar los 202 años de aventuras y desventuras de nuestro país: "La histeria argentina".

 

***

 

Hijo de militantes peronistas, Pepo San Martín tuvo una infancia empapada por la política. En 1977, tres meses después de su nacimiento, su familia se exilió en España por temor a la dictadura liderada por Jorge Rafael Videla. Un año antes, fuerzas conjuntas del Ejército Argentino y la Policía provincial de Santa Fe, rodearon la casa de su tío José Pablo Ventura —fundador de la Juventud Universitaria Peronista y miembro activo de la organización guerrillera Montoneros— y lo acribillaron junto a dos compañeras.
En el viejo continente también conoció la indigencia. Los argentinos se la rebuscaban como podían: su mamá limpiaba casas y su papá vendía muñecos de papel maché. Con el nacimiento de su hermano, José Francisco, y para los tiempos en que Ricardo Alfonsín encabezó el regreso a la democracia, la familia San Martín, junto a otros miles de exiliados, volvieron a la costa argentina para retomar una vida sin peligros.
Durante su adolescencia estuvo siempre a contramano del mundo. Para finales de los 80, mientras muchos estudiantes escuchaban Roxette, en su casa había un equipo que reproducía a un volumen exorbitante discos de Led Zeppelin, Yes y Black Sabbath. Para cuando tenía 15 años ya tocaba descaradamente bien la guitarra. Y en su entorno se lo hacían notar.
—Sufrí mucho de egomaníaco —dice a los 35, sentado en una mesa junto a sus compañeros de grupo.
Soñaba con tener una banda, que la gente cantara sus canciones y lo admirara por su estilo parecido al de Jimi Hendrix. Hasta que alguien pateó su cielo.

Conoció a Divididos a fines del 94, en pleno auge de la Aplanadora del Rock.
—Era un enfermo mental. Desde los 15 hasta los 25 no escuchaba otra cosa, salvo ellos y los Red Hot Chili Peppers.
Después de un show que el grupo dio en una disco local, fue a buscarlos al hotel donde se hospedaban. Allí conoció a Ricardo Mollo.
—Le saqué el ukelele y me puse a tocar una canción de Yes. Él me dijo: "sos muy chico para tocar eso", y se fue cagándose de la risa.
En 1998, "Pepo" fundó su banda, los Científicos del Palo. Catorce años después, admite que ese nombre se lo robó a los Divididos. "No me acuerdo bien dónde vi escrita esa frase, creo que en las camionetas que se trasladaban, pero estoy seguro de que era una parte de una letra inédita de "Salir a asustar", de LA ERA DE LA BOLUDEZ, que nunca usaron".
En 2000, ya con 23 años, "Pepo" tenía otras ocupaciones y no fue a verlos cuando tocaron en Mar del Plata. Arrepentido, al día siguiente, salió a caminar rumbo al centro con intenciones de encontrarlos. Y los encontró. Desde una cafetería Mollo y Arnedo le golpearon la ventana. Café va y café viene, "Pepo" les entregó un demo de la banda. Mollo, sorprendido con el sonido y el nombre del grupo, lo invitó a tocar como guitarrista invitado a la gira presentación del disco VIVO ACÁ.
Recién en 2004 la banda se profesionalizó y lanzó su primer disco, a modo de carta de presentación: ANTE TODO, BUENAS TARDES. Tres años después llegó INDIGENCIA Y DISTANCIA, con el cual empezaron a vislumbrar el verdadero rumbo, tanto musical como lírico. Y entonces, para 2010, editaron GORILOPHRENIA. Con una clara línea ideológica, en esta placa amalgaman distintos estilos de rock foráneo con música tradicional como el folclore, en formato de trío, y con letras en las que no dan lugar para la poesía. Con un lenguaje más directo intentan evidenciar quiénes son, desde su aguda óptica de la realidad, los verdaderos enemigos del pueblo: la oligarquía, los militares, la Iglesia y la sociedad consumista, entre otros.

 

***

 

Carlos Andere es hipoacúsico y toca el bajo desde los 15 años. A esa edad, su tiempo se dividía entre las materias aburridas del último año que cursaría en un colegio de curas y el tiempo que pasaba en el aula de música con un bajo Faim blanco en pésimo estado. Se ríe al recordar que, debido a su deficiencia auditiva, cuando escuchaba con auriculares pensaba que Serú Girán era sólo una flauta y una guitarra.
—Claro, una vez fui a la casa de un amigo y puse el casete en un equipo de música y me pegué un julepe increíble: no tenía ni idea que tenían baterías, bajos —dice Carlos.
Entró al grupo en 2004, pocos meses después de que editaran el primer disco. Pero ésas también fueron épocas de decisiones. Carlos tocaba con Locales, una banda marplatense aún en vigencia y con el tiempo se encariñó con las canciones que componía San Martín, así que dejó el grupo para dedicarse de lleno a Científicos del Palo.
—¿Cuál creés que es tu aporte al grupo?
—En el momento que me subo a tocar me olvido de cualquier problema. Los miro a ellos, y digo "se acabó la joda. Me muero acá". Cada show es el último: tengo que romperla en todos.

 

***

 

El 27 de octubre de 2010, "Pepo" San Martín lloró como un chico. Lloró algo así como cuatro días. Más que en el funeral de sus abuelos. Al principio no podía creer que la televisión estuviera transmitiendo esa noticia. El hombre que lo salvó de la indigencia en 2003, Néstor Kirchner, había muerto esa madrugada, después de sufrir un paro cardiorrespiratorio.
—El día del balotaje (18 de mayo de 2003) no sabía si iba a comer.
La noche anterior a la votación, "Pepo" se presentaba en un bar con una banda que hacía covers, pero todo dependía de que Menem se presentara o no. Finalmente, el expresidente se bajó el 14 de mayo, "Pepo" pudo presentarse, y la semana siguiente asumió Néstor Kirchner, aquel estadista del sur, desconocido hasta ese momento por la mayoría de los argentinos.
—Antes de 2003 el país estaba en ruinas. Estaba todo muy áspero, para mi familia, mis amigos y para mí. Estaba rodeado de hambre. Y a partir de la elección, las cosas se empezaron a acomodar bastante rápido. Con una serie de gestos y símbolos, el pueblo empezó a comprender que se podían cambiar las cosas mediante la política. No corría más el "que se vayan todos".
—¿A los 20 años, estabas tan despierto como los adolescentes de ahora?
—De ninguna manera: era un subnormal. Tenía una actitud más de rocker, de estar en contra de todo, del sistema. Pensaba mucho eso de "los políticos son todos una mierda". Una postura que hoy me avergüenza. Creo que los pibes de hoy están mucho más conscientes e interesados por la política y la militancia, cosa que hace veinte años era imposible. Todo esto lo produjo el chabón (Néstor), y creo que con su muerte se amplificó y masificó. El día de su funeral me di cuenta de que las cosas no estaban tan complicadas. Me emocioné porque, al ver la gente pasar por el funeral en la Casa Rosada, me di cuenta de que existían muchas más personas que pensaban como yo.

 

***

 

Sebastián Quintanilla fue el último en cerrar la puerta. Entró en marzo, y trajo consigo el aire de renovación que necesitaban para salir adelante.
—Como vengo de otro estilo, capaz que les doy otros matices que antes no se les ocurría o no tenían en cuenta —dice el baterista, discípulo de Roberto Cesari, conocido por su trabajo en batería junto a María Elena Walsh, entre otros.
Para entrar a la banda, Sebastián también tuvo que tomar una decisión importante. Hasta este año integraba Ultraliviano, pero cuando le propusieron sumarse a Científicos del Palo, no lo dudó mucho tiempo.
—Le mandé un mensaje a mi novia, que es fanática, y me contestó: ¡Me hacés muy feliz!".
Ahora, se reparte las horas entre sus alumnos, el trabajo como integrante de la banda del modisto Roberto Piazza —tiene un show llamado Sexo, los viernes en el Teatro Moliere— y los Científicos del Palo.

 

***

 

Por fin, los tres juntos, sentados en una mesa, y despojados de toda diversión, hablan acerca del plan que los tiene desvelados por estos días.
—¿Qué pretenden con LA HISTERIA ARGENTINA?
Pepo: —El disco está orientado para que un imbécil como yo pueda tener un panorama de nuestra historia y pueda relacionar cuándo y por qué sucedieron las cosas que hicieron los actores de nuestros 202 años de historia.
—En marzo grabaron cuatro canciones, ¿cuántas van a componer el disco final?
Popete: —Por ahora son unas 16, que van desde la independencia hasta el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner.
—También están buscando un historiador que revise y avale los textos...
Pepo: —Sí, en estos días estuvimos molestando a Felipe Pigna, pero está muy ocupado con la presentación de su último libro. Queremos que un historiador, sea famoso o no, pueda constatar que lo que estamos contando es real, y que no soy un tipo cualquiera que habla desde el desconocimiento. Que corrobore que ésto tiene una pizca mínima de rigor histórico. De lo musical, nos ocupamos nosotros.

 

***

 

Un día después, en el oeste, a las tres de la mañana en un bar de Ramos Mejía, Científicos del Palo está tocando frente a su público en lo que es el último show del fin de semana. "¡Hijos de puta! ¡Hijos de puta!": un canto suficiente para que 400 kilómetros no los siente tan lejos de casa. El grupo empieza a escupir sus diatribas: "La gente ya no quiere piquetes ni ver pobres, quieren llegar a horario, a que los exploten. ¿Cuánto puede robarte un pibe empastillado? Más le han robado los gorilas al Estado. Violencia es mentir, violencia es no repartir. ¿Dónde nace el peligro? ¿Fuerte Apache o San Isidro?".
Cuando termina la canción, el público sigue insultando y la banda sonríe con un gesto de complicidad. "Pepo" San Martín mira, como siempre, hacia adelante, toma un sorbo de su cerveza, esboza una sonrisa y sabe que está viviendo su sueño, el de los 15 años: toca como Hendrix y el público canta sus canciones.

 

(Nota publicada en la edición Nº 23 de Revista Mavirock)

Edición Nº 37 (desde el 19/12 en los kioscos)

tapas

registrate

MAVIROCK TV


December 2018
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

logomavi3