boton compra

 

ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #3

Día #2, Glastonbury, la previa.

Viernes, 26 Junio 2015 | Por  Alfredo Rosso

Jueves 25 de junio, Glastonbury, Inglaterra

Unos de los grandes placeres de llegar a Glastonbury un día antes, es decir, el jueves, cuando todavía todos los grandes escenarios están cerrados, es darse una vuelta por “el otro Glasto”, por los Campos Temáticos, donde se agolpan los tempraneros concurrentes, que ayer eran ya una verdadera horda.
Los campos temáticos tienen variadas características. Desde un parque de atracciones infernal, llamado THE UNFAIRGROUND (El campo injusto), donde uno le puede tirar pelotas a su personaje público más detestado o a una rueda de caras fantasmagórica, hasta SHANGRI-LA, una especie de ciudad distópica, cuyas calles nos traen una visión del futuro inmediato no precisamente halagüeña, con carteles de publicidad alternativa que te explican de cuántas formas diferentes los líderes políticos se encariñan con tus cantos traseros. A la manera de las prostitutas en exhibición, de ciudades como Amsterdam o Hamburgo, hay diversos personajes detrás de una vidriera que azuzan a la gente con consignas o actos simbólicos destinados a provocarte, al menos, curiosidad por saber más de lo que pasa a tu alrededor. Pero todas estas visiones están, a la vez, matizadas por antros de baile, bares, escenarios; puede decirse que el mensaje viene, a la vez, matizado por el goce pagano, una especie de Disco con un entorno tragicómico.
Después de cargar pilas con un excelente curry vegetariano en Manic Organic, uno de mis comederos favoritos –y en Glastonbury podés comer de todo, desde junk food a elaborados platos Thai- me quedé atrapado por los sonidos folk que salían de un pequeño bar aleadaño (uno de los placeres delicados de Glastonbury es descubrir bandas nuevas en los cientos de escenarios paralelos dispersos por todo el predio) y me encantó la música de NICK PARKER, con un sonido que traía algo de The Pogues y Lindisfarne, pero también con garra rockera: en el medio de violines, banjo y guitarras eléctricas, pelaron una excelente versión de “Blister in the sun” aquel clásico indie de Violent Femmes.
Mientras tanto la gente iba y venía, palpitando este creciente monstruo que en los tres días subsiguientes va a explotar de música de todos los colores y sabores. En el escenario Shangri-hell y después de entonarme con un mojito, bailé como todo el mundo con el despliegue incansable de SLAMBOREE. ¿Cómo describirlos? Una mezcla de soul, funk y acrobacia, con aros hula-hula iluminados, cascos de fuego a la mejor manera de Arthur Brown, malabaristas y, en el medio, una música irresistible. ¡Imposible quedarse quieto! No sé cómo pero llegué bastante cerca del escenario, donde estaba la verdadera marcha y Slamboree se fue bajo el grito de la multitud que bramaba una versión británica del criollo “una más y no jodemos más”. Cerca de allí una banda formada por emigrantes de diversos orígenes sudamericanos y caribeños, los AJÍ PA’ TI, movían multitudes con sones latinos de distintas latitudes. Telón para una noche movidita, la inigualable previa de Glasto. Al escribir esto son las ocho y media de la mañana del viernes y hoy comienza la otra historia. Se largó la música en Glastonbury, amigos. ¡Pronto les cuento cómo siguió esta loca aventura que hace hace décadas imaginó un granjero rockero llamado Michael Eavis y que cumple 45 años… y sigue contando.

 

(Seguí leyendo el diario de viaje de Alfredo Rosso en Glastonbury. Nueva entrada disponible en unas horas)

 

Edición Nº 36 (desde el 6/5 en los kioscos)

tapas

registrate

MAVIROCK TV


Mavirock Revista - ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #3Mavirock Revista - ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #3Mavirock Revista - ALFREDO ROSSO, DIARIO DE VIAJE #3
December 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

logomavi3